Honda Civic EJ1: Protagonista en la primera entrega de la saga The Fast and The Furious   

0
3870

La gran saga de Rápido y Furioso, en su momento nos ponía la piel chinita con sus escenas de carreras ilegales, persecuciones y asaltos. El gran equipo conformado por Gary Scott Thompson (guionista), Rob Cohen (director del largometraje primigenio) y Craig Liberman (director técnico de la saga), nos hicieron fans de Toretto, sus secuaces y los automóviles que estos manejaban.

Esta película volvió las calles de los Angeles el escenario ideal para ser decoradas con numerosas maquinas motorizadas de los años 90’s, sin embargo, el modelo más destacado es el Honda Civic EJ1, siendo el protagonista en esta primera entrega de la saga, luciéndose en las escenas de los robos a los camiones y pasando por debajo de ellos. 

El Honda Civic Coupé EJ1 es la 5ta generación de los Honda Civic, lanzándose en los años 90’s y siendo la sensación de la época, pues contaban con un motor D16Z6, VTEC de 1.6 litros, alcanzando una velocidad máxima de 200 km/h.

Para esta gran entrega de la película, la productora se hizo de siete unidades EJ1, los cuales cuatro unidades eran de 1993, dos unidades de 1994 y una unidad de 1995. Todos los autos fueron dotados de un kit de carrocería VIS GT Bomber, llantas Axis Neo 7 color dorado, silenciadores de escape, un alerón VeilSide Kombat de dos alturas e iluminación neón bajo la carrocería de Street Glow. Solo una unidad contaba con techo solar de fábrica y se practicó un segundo de forma artesanal en otra unidad; mientras que las otras unidades tenían techos solares falsos.

La entrega que nos otorgó el equipo de dirección, conocimos a Dominic Toretto, un talentoso conductor callejero y líder de un grupo de conductores clandestinos, viviendo su vida al límite compitiendo en peligrosas carreras nocturnas y robando equipos electrónicos de camiones en movimiento, sin embargo, la vida de Toretto da un giro inesperado cuando el agente en cubierto del FBI, Brian O’conner se infiltra en su mundo para investigar sus actividades ilegales. Recordemos que, todo el grupo de conductores que se considera como familia, desconfían de Brian, pero el agente encubierto supo ganarse la confianza de Toretto, confianza que, en el transcurso de la película, se pone a prueba con una carrera entre Brian y Toretto al final de ella, como siempre, quedando victorioso el gran Toretto. La victoria le dura poco al estrellarse contra un camión y volcar su auto, escuchándose a lo lejos sirenas de patrullas en busca de detenerlo, pero no contando con que Brian le daría las llaves de su auto para que este pudiera escapar y es ahí en dónde comienza una verdadera amistad.

Pequeños detalles agregados hicieron ver aún más grande al Honda Civic EJ1 en Rápido y Furioso.

Déjanos saber, ¿qué escena fue tu favorita de esta gran entrega?

Dejar respuesta