Diseñando la primera Generación del Honda Civic

0
565

Desde su introducción en 1972, Honda Civic se ha convertido en icono de la marca. Desempeñando un papel importante en el posicionamiento de atributos clave por los que son conocidos los vehículos Honda: fiabilidad, calidad y eficiencia. Cada nueva generación superó a la anterior, elevando a Civic a su posición como uno de los líderes reconocidos en autos compactos. Actualmente, se vende en más de 170 países y este año celebra su 50 aniversario.

El proyecto de desarrollo de Civic comenzó buscando convertir lo que era un concepto en un automóvil comercial exitoso. Un principio que se mantuvo durante su desarrollo fue apartarse del enfoque comparativo de “aumentar las dimensiones interiores en milímetros, para igualar las dimensiones de los modelos rivales”. En su lugar, se centraron en preguntas y respuestas como ¿qué tipo de auto debería desarrollar Honda? y ¿cómo puede reflejar ese auto las necesidades actuales del mercado?.

Civic debía ser “utilitario y minimalista”, y ofrecer una combinación óptima de tamaño, prestaciones y economía. Se incorporó el enfoque de “Máximo espacio para los pasajeros con un amplio espacio interior” para garantizar un buen equilibrio de características y evitar que el auto sacrificara el confort de las personas en beneficio de la eficiencia.

La especificación derivada de estos conceptos resultó en un automóvil hatchback con un motor delantero, montado transversalmente, y tracción delantera.

No iba a ser un proceso fácil ni rápido. A medida que avanzaba el desarrollo, se fijaron objetivos adicionales y los ingenieros pasaron días exhaustivos de pruebas, en busca de las soluciones adecuadas.

La cuestión del peso -en particular- les costó mucho tiempo y frustración. El objetivo de Civic, equipado con motor de 1,200 cc, debía ser de 600 kg. Pero eso era casi imposible de conseguir, dados los niveles de peso de otros modelos Honda. Aunque no se pudo alcanzar el objetivo inicial, el equipo pudo finalmente reducir el peso a 680 kg.

La reducción de peso era una cosa, pero conseguir una mayor rigidez sin aumentar los costos era una historia diferente. El equipo de desarrollo había propuesto que Civic adoptara un sistema de suspensión independiente en las cuatro ruedas, que permitiera controlar por separado las ruedas derecha e izquierda. Este sistema de suspensión, aún poco común entre los autos con motor delantero y tracción delantera, se convirtió en la tendencia principal entre los modelos compactos y medianos de Honda.

Antes de iniciar el proyecto de desarrollo, el gobierno japonés había elaborado su Programa de Automóviles para el Ciudadano. Cuando el equipo obtuvo la información de que los detalles del programa eran definitivos y que el espacio para pasajeros se limitaría a 5 metros cuadrados, estaban seguros de que el concepto “utilitario y minimalista” de Civic se ajustaba al criterio. Empezaron a definir las dimensiones de la primera generación de Civic.

La especificación inicial de desarrollo era 1,450 milímetros de ancho total y 3,300 a 3,400 de longitud, según las condiciones establecidas. Sin embargo, la longitud se aumentó posteriormente a 1,505 mm, ya que la dimensión original se consideró insuficiente para un auto equipado con motor 1,200 cc delantero en posición transversal.

En consecuencia, el equipo se vio obligado a recortar la longitud total en 100 mm o más para mantener el espacio de ocupación en un máximo de 5 metros cuadrados. Por supuesto, había que ofrecer una cabina cómoda. Fue una decisión difícil de tomar.

El diseño original tenía líneas más suaves en la parte trasera, y había una sección distintiva de maletero. Pero cada vez el Civic era más corto. Finalmente, tomaron la decisión de eliminar el espacio del maletero para evitar que la forma se volviera ambigua.

Este arriesgado enfoque dio lugar al singular estilo de Civic de primera generación; un diseño hatchback de tres puertas con perfil trapezoidal. De hecho, se trataba de un estilo común en EE.UU. y Europa, aunque poco frecuente en Japón.

La ceremonia de presentación de la primera generación de Civic fue en julio de 1972 y levantó las expectativas de todos los asociados de Honda, llegando al mercado luego de sólo dos años de desarrollo, lo que en aquel momento constituía todo un récord en la industria automotriz. Fue así como nació una marca legendaria en el sector, la cual ha mantenido sentimiento y valores que aún prevalecen.

Dejar respuesta