Compré un Honda

Cuando empecé a trabajar en Honda mi primera tarea fue conocer a fondo todos los modelos, desde sus características exteriores hasta lo más específico como la diferencia entre sus motores. Poco a poco iba notando sus diferencias no sólo entre ellos sino con mi propio auto. Sí, puedes pensar que estoy muy joven para tener mucha experiencia y empezar a juzgar a ese auto que fue lo mejor que conocí desde que era estudiante, pero después de los primeros meses trabajando en la agencia ya no era tan perfecto para mí, te platicaré el porqué compré un Honda.

¿Tú confiarías en una persona que te vende un producto y asegura que es el mejor pero nunca lo ha usado? Quizás no.

Claro que tenía demás de sus ventajas prácticas como el transportarme de un lado otro, su lado sentimental. Era mi primer coche, pero eso ya no era suficiente para mí.

Yo veía en la agencia cómo nuestros clientes se iban contentos con sus autos nuevos y cuáles eran los detalles en los que más se fijaban. Si tú tienes un Honda o quizás un Acura, comprenderás perfectamente esto. No se trata nada más de encontrar un auto dónde puedas llevar a toda tu familia. Un auto puede ser más que un simple medio de transporte, es decir, una extensión de nosotros mismos. Yo simplemente ya no me veía con el mismo carro que use 7 años atrás, ya no era la misma. Empecé a buscar algo más que se ajustara a mi nuevo estilo de vida y seamos sinceros, que me diera cierto estatus y me quitara ese look de estudiante desordenada.

MC1
¿Por qué Honda?
Seguramente piensas que fue porque trabajo con ellos, pero no. Fue porque simplemente ninguna otra marca cumplió mis expectativas. Cuando empiezas a ver las ventajas y desventajas de los vehículos de otras personas y los comparas con lo que tú tienes, empiezas a darte cuenta que tienes sino los mismo problemas, unos bastante parecidos.

Yo necesitaba un auto cómodo, pero sobretodo seguro, ya que viajo mucho en carretera. Entonces probé varias marcas, no lo voy a negar. Fui y visité 3 agencias que consideré tenían opciones parecidas a lo que estaba buscando y que se ajustaban un poco a mi presupuesto, pero no me fue como esperaba. Manejé los autos y su respuesta y estabilidad no era lo que yo quería. Sí, muchos tenían gadgets y un montón de cosas bonitas por un precio muy competitivo en el mercado, pero no me ofrecían la seguridad que yo necesitaba y los costos de mantenimiento eran un poco elevados. Aquí me di cuenta, que no todo lo que brilla es oro, por así decirlo.

Así que tomé mi decisión, necesitaba un Honda y compré un Honda. Necesitaba sentirme segura mientras conducía, cómoda y claro, ponerme una meta más alta. Así que decidí proponérmelo como una meta personal a futuro y me dediqué a ahorrar. Ahora, varios meses después, puedo decirte que estoy orgullosa de manejar un Honda Civic, y que en base a mi experiencia siempre recomiendo a mis clientes que antes de tomar cualquier decisión, manejen todos los autos que les llaman la atención, que busquen algo que se adapte a su estilo de vida.

Compré un Honda
Estoy tan convencida del valor real de mi Civic, que ahora mis padres y mi hermana optaron al igual que yo, por un Honda.

¿Ya te platique que compré un Honda? Te invito a conocer el Honda que mejor se

1 Comentario

  1. Efectivamente como tu lo has dicho en tu artículo, el costo de mantenimiento y el servicio para mí es alto comparado con los que ofrecen otras marcas.

Dejar respuesta