Cuando compramos un auto nuevo no cabe duda que nos llena de emoción, sobre todo si es tu primer tu auto. Pero, no hay que dejar que la conmoción de la compra nos ciegue a los hechos para así hacer una transacción consciente, que te convenga a tu billetera y que la seguridad propia y de tu familia no este perjudicada.

Te presentamos unos consejos rápidos para que tengas la mejor experiencia de compra y de manejo posible.

contenido1

¡Siempre pide tu prueba de manejo!

Tal vez ya hayas hecho tu tarea de investigar el modelo que quieres y estás seguro de querer tenerlo como tu vehículo personal. A veces, la mejor evidencia de la calidad de un producto que puedes tener es probarlo por ti mismo. Muchas agencias te ofrecen la prueba de manejo, no dejes ir a esta oportunidad, ya que tu opinión de este modelo puede cambiar al experimentarlo de primera mano. Analiza la comodidad de sus interiores, sus acabados, etc.

Hay que dejar que el motor se enfríe completamente tras su uso

De esa forma tendremos un ciclo completo de temperaturas y, por tanto, de dilatación y compresión.

contenido2

¡No te enamores de un modelo!

Como mencionamos antes, no te dejas llevar por la emoción de la compra, sobre todo cuando esto involucre miles de pesos. El enamorarte de un modelo, te ciega a veces de las características de este y podría llevarte a realizar una mala inversión.

Siempre ten en cuenta tus necesidades, y del modelo que las puede llegar a cubrir en su totalidad. Procura recaudar información con tu asesor de ventas o en las múltiples páginas de internet y revistas, claro siempre teniendo en cuenta la objetividad y veracidad de la información que encuentres.

No te dejes llevar por las ofertas

Probablemente un auto tenga un jugoso descuento que te invita a no dejarlo pasar y hacerte de este modelo…  te recomendamos hacer caso omiso a la mayoría de estas promociones, aunque parezcan interesantes lo que te tienes que preguntar es lo siguiente: ¿En realidad quiero este auto? ¿Es lo que busco?

No presiones tu auto al límite

Pisar el acelerador a fondo en tu auto nuevo no es muy recomendable. Lo que si se recomienda es ir subiendo las revoluciones del motor progresivamente en los primeros kilómetros (entre los 1,500 a 3,000 km).

No aceleres fuerte mientras el motor esta frío

Está totalmente contraindicado acelerar fuerte con el motor frío. Es importante que el coche siempre alcance la temperatura de servicio cuando estamos haciendo el rodaje. Si no lo conseguimos y además exigimos a la mecánica, tendremos un coche «marcado» para toda su vida útil.

No remolques nada

Al hacer un arrastre tu motor experimenta una fuerte carga, ya que mueve más peso de lo habitual y, como consecuencia, necesita más potencia.

Ahora que ya sabes lo básico para comprar y dar los primeros pasos en tu coche nuevo,¡disfruta de esta nueva y genial experiencia!

Dejar respuesta