ASIMO y su familia.

Entre 1993 y 1997 surgieron varias versiones robóticas creadas por Honda, auténticas máquinas humanoides, con tanto nivel de detalle que el público empezó a asombrarse con los resultados obtenidos. El modelo más voluminoso llegó a ser el P2 que pesaba 210 Kg y medía 1,82 mts.

Cuando HONDA llegó a estos extremos, en los que veía claramente que controlaba la robótica humanoide básica (la capacidad de caminar) analizó sus posibilidades comerciales, llegando a la conclusión de que un robot que pudiera aplastar a su propietario no era muy comercial.

Entonces surgió ASIMO, un pequeño robot de 1,20 cm de altura y 43 kg de peso que podría maravillar al mundo saliendo en la televisión sin riesgo para sus coetáneos.

Su crecimiento.

En realidad ASIMO ha cambiado mucho desde su primera aparición a principios de milenio. En un principio pesaba 54 Kg. pero a base de «dieta tecnológica» ha pasado a pesar 43 Kg. (en Enero de 2004).

La «dieta tecnológica» más popular es sin lugar a dudas la Japonesa, la cultura de la nanotecnologia y miniaturización arrasa en el mercado tecnológico japonés y eso se traduce en pérdidas de peso para ASIMO.

Las medidas de ASIMO están pensadas para adaptarse al entorno humano: 1,20 cm de altura, 450 mm de ancho de hombros, 440 mm de profundo y 43 Kg de peso.

El pack de baterías que incorpora en su mochila le proporciona 38 voltios y 10AH a plena carga. Puede levantar un peso de 0,5 Kg en cada mano.

ASIMO
ASIMO

 Su convivencia con el entorno.

De acuerdo a Honda de México la versiòn de ASIMO presentada en Noviembre de 2011, ha evolucionado al punto de convertirse en una maquina autónoma, logrando con esto la capacidad de tomar decisiones y modificar su comportamiento respecto al entorno en el que esté. Logrando con esto un gran avance hacia el uso práctico de ASIMO en ambientes de coexistencia con el ser humano.

 

Si te gustó esta entrada, no olvides dejar tu comentario.
Para conocer màs de los autos Honda, no olvides visitar tu agencia Honda Roca màs cercana.

Dejar respuesta