Tu primer carro siempre es sinónimo de libertad. Esto significa que te da la posibilidad de trasladarte sin pedirles a tus padres que te lleven o compartir auto con tu mejor amigo y tener que acompañarlo a hacer sus pendientes, como el súper por ejemplo.

Tu primer carro es una decisión muy importante

¿Recuerdas el primer auto que tuviste? Difícilmente es algo que lleguemos a olvidar, desde el momento en que tomamos por primera vez las llaves y encendemos el motor, hasta el último día que fue nuestro, el primer vehículo que podemos llamar propio siempre nos traerá grandes recuerdos.

Si aún no vives esta experiencia y estás en búsqueda de tu primer auto, tenemos algunas recomendaciones para ti sobre qué tipo de vehículos evitar y por qué.

El deportivo de tus sueños

Aunque tu primer auto es sinónimo de cierto grado de autosuficiencia, no debes basar tu compra en su potencia y velocidad de aceleración.

El deportivo de tus sueños no siempre es la mejor opción

Si eres un conductor que acaba de recibir su permiso de conducir o licencia, debes tomar en cuenta que necesitas un auto fácil de maniobrar que te brinde seguridad y estabilidad. Ésta última es realmente importante, ya que en tu primer auto estarás practicando lo aprendido en tus lecciones pero, a diferencia de las calles tranquilas en las cuales casi todos solemos aprender, tendrás que tomar caminos más transitados y seguramente, con varios baches y curvas cerradas. Un auto que te tiente a conducir demasiado rápido, podría no ser lo que necesitas.

El más barato que encuentres

Muchos llegan a pensar que nuestro primer auto debería requerir una inversión modesta, así que suelen buscar autos con precio de lista bajos pensando en que están ahorrando dinero, sin embargo cuando consideras la compra de un vehículo, el precio no es lo primero que debería cruzar tu mente.

El vehículo más barato que encuentres no suele ser una buena idea. ¿Te has preguntado si es seguro?

Claro que es importante fijar un presupuesto, pero dentro del mismo, debemos buscar un buen equilibrio entre seguridad, calidad y mantenimiento. Si consideras un auto seminuevo, debes tomar en cuenta que al haber pasado por las manos de un dueño anterior a ti, requerirá una revisión exhaustiva y mantenimiento según sus resultados, a menos que te asegures de comprarlo con un distribuidor que haya ya realizado una revisión por ti; y si estás considerando adquirir un auto nuevo, los vehículos más económicos del mercado suelen sacrificar seguridad por precio y equipamiento.

No olvides que al ser tu primer auto, necesitas un vehículo que te haga sentir seguro en el camino y te ayude a ganar experiencia.

El de tu comercial favorito

Si eres de aquellos que se enamoran de un auto por todas las revistas en las que aparece, series de televisión o simplemente gracias a los comerciales, tengo que recordarte algo muy importante: nada se compara con manejarlo primero para saber que realmente es estable y fácil de maniobrar.

Todos sueñan con un auto en particular para ser su primer carro, como por ejemplo el de tu comercial favorito. Ese no suele ser la mejor opción.

Muchas veces vemos algún convertible rojo que alcanza grandes velocidades y buscamos algo similar para nosotros. Si este es tu caso, y se trata de tu primer carro, ten en cuenta que muchas veces los autos de este estilo no son muy estables y por su mismo diseño, requieren conductores más experimentados para poder maniobrarlos adecuadamente. Además, ¿dónde conducirías un auto así?

Los comerciales están diseñados para resaltar las mejores características de cada vehículo, pero asegúrate de verlos en persona, manejarlos y comparar no sólo sus ventajas, sino también sus carencias y debilidades.

¿Necesitas otro tip? Realiza una búsqueda previa de los modelos que te interesan aprovechando los medios digitales y consulta asesores en línea. Así te ahorrarás tiempo y podrás preguntar todo sobre los autos que te interesan antes de visitar la agencia, lo que te ayudará a estar más preparado en tu búsqueda de tu primer auto.

 

Dejar respuesta